Palencia Baloncesto volvió a sufrir los mismo problemas que le han llevado a caer derrotados en muchos finales en las últimas jornadas. Se volvió a dominar el encuentro para perder en los minutos finales. Lo peor, además de la derrota, se perdió el basketaverage.

LOBE Huesca 91 – Palencia 82

Estadísticas

Va a ser seguramente una semana dura en cuanto a críticas; posiblemente la mayor parte de ellas se dirijan hacia Natxo Lezcano, por las gestión de los finales de los que tiene su parte de culpa, porque los jugadores llegan agotados a la parte final, y porque las rotaciones son justas, algo que de esto tienen también culpa las lesiones (algo que será criticado al que suscribe por ofrecer una disculpa).

Lo claro, lo objetivo, sin ver el partido, pero con la sensación de Deja vú de las últimas jornadas, es del mismo guión en todos ellos. Minutos de tanteo, minutos en los que Palencia toma la delantera entrando en el último cuarto con ventaja, y minutos en los que el rival da la vuelta al marcador y acaba ganando. Deja vú.

Para los críticos, daremos argumentos en contra de quién escribe. Otras temporadas las críticas, tanto hacia Lezkano como hacia el equipo eran que no se competía, que se bajaban los brazos enseguida,… En esta, se compite, se lucha, pero se llega al final con derrota. Al final Lezkano es el objeto de todas las miras.

Los jugdaores, cabizbajos tras la derrota ante MelillaSin embargo, cuando todos estábamos pensando con esa racha de victorias como local, en las que nos codeamos con los mejores, que el objetivo debía ser (casi obligatorio para algunos)  los playoffs, Lezkano, que seguro que va a ser objeto de las duras críticas de todos, era de los pocos que ponían  la cordura pregonando (tal vez eso se lo llevaba el viento) que el objetivo era la permanencia, que todo lo demás a mayores sería un premio. Lo sentimos Lezkano, nos cegó la lujuria de la victoria. Hasta aquí las excusas, si lo son.

Lo cierto es que el equipo, ha vuelto a pecar de los mismos problemas al final del partido, porque todo lo demás ha sido, sin ver el partido, hasta bueno. Dominio del marcador, sin dejar que se acercaran… solamente las faltas acumuladas en los hombres importantes, la falta de rotaciones (o echas a destiempo según opiniones) o la numerosísimas pérdidas de balón en este partido, pueden ser causa de la derrota. Ya habrá comentarios de todo tipo para subrayar lo que no hayamos podido ver.

El relato del partido, de lo que se ha podido seguir a través de Baloncesto en Vivo comenzaba de la mano de Jeff Xavier que fue el primero en abrir el marcador con triple y seguido por una canasta de Garrido.
Los locales se recuperaron rápidamente y con un parcial de 8 a 0, lograban ponerse por delante. Eran los compases iniciales, con un ritmo alto de juego, que no desconcertaba a los de Lezcano, aunque ambos conjuntos paralizaban un poco el ritmo anotador, para estar prácticamente dos minutos sin anotar hasta que Moss, tras asistencia de Garrido, rompía la sequía.
A falta de 5 minutos para el final del primer cuarto, Palencia se ponía por delante. No lograba rentas importantes pero mandaba en el marcador. A falta de medio minuto, Juanpe entraba en cacha y de este era la asistencia para el triple de Garrido que cerraba el cuarto para Palencia aunque posteriormente Huesca tendría la oportunidad de anotar. Palencia dominaba por 4 puntos.
En la reanudación un triple de Herrero y una canasta de Leonavicius, ponían por delante a los locales. Palencia se estaba cebando en los triples y tenía que ser Xavier, de dos, quién rompiera casi dos minutos sin anotar por parte palentina.
O’Leary, duda hasta el final, entraba a dar descanso a los pivots, y ayudaba tanto en el rebote como en la anotación. Tras unos minutos de intercambio de canastas, un 2+1 de Diouf, abría un periodo en el que Palencia se marchaba en el marcador hasta alcanzar una ventaja de 10 puntos, a falta de 3 minutos para el descanso.
A falta de 36 segundos, Angel Navarro pedía tiempo para preparar la última jugada pero Bravo recuperaba el balón y cedía la canasta a Xavier para cerrar el cuarto con 37 a 46. Moss había sido de lo mejor de este primer periodo junto a Garrido.
Había que ver como se salía de los vestuarios, un triple de Bravo despejaba las dudas y además daba a Palencia la máxima ventaja del partido hasta ese instante, 12 puntos. El partido ya no era tan fluído como en los dos cuartos anteriores y a ambos les costaba un mundo anotar.
Las diferencias se estabilizaban entre los 7 y 10 puntos, y los problemas de faltas empezaban a acuciar con la cuarta de O’Leary y la tercera de Garrido y Moss.
Parecía que esta situación podía ser un problema y Huesca se aprovechaba para tras triple de Diego Sánchez ponerse a solo 4 puntos, 51 – 55, pero la mano mágica de Xavier, devolvía la esperanza con un triple, rubricado con canasta de Bravo posterior. Se había superado el primer susto, aunque al final del cuarto la ventaja quedaba en 6 puntos 59 a 65 pero con Moss y O’Leary, cargados con 4 personales.
El último periodo se abría con otro triple de Xavier, pero los palentinos abrían otro periodo de incertidumbre de dos minutos en los que los locales apretaban en defensa y acumulaban faltas (en el cuarto anterior le había tocado a Palencia), y lograban ponerse a solo dos puntos con casi 8 minutos por jugarse.
Juanpe y O’Leary entraban en cancha, y precisamente el jugador canterano, que recibía falta, anotaba dos tiros libres para romper esta nueva sequía. Huesca había entrado en bonus.
Con los oscenses teniendo cuidado con las faltas, ya no podían frenar tanto a los palentinos en defensa, pero Palencia se ponía nervioso y Huesca lograba, con un parcial de 6-0 ponerse por delante. Lezkano tenía que pedir tiempo muerto para llevar la calma a los suyos.
A falta de dos minutos la diferencia era ya de 5 puntos. Había tiempo para remontar y Palencia, que ya no tenía a Moss al cometer la 5ª personal, había la oportunidad de ponerse a un punto pero O’Leary fallaba los dos tiros libres. Quedaban 30 segundos que solo servían para que Palencia intentara la desesperada, con resultado nulo, y además que se perdiera el basketaverage.

Hasta aquí el relato de lo que ha sido el partido. Es tiempo de análisis, de bajar de las nubes a algunos (aficionados se supone) y de dar una colleja para espabilar a otros, aunque también hay que recordar una cosa en la que Lezkano siempre ha tenido razón (otra cosa es que no quisiéramos oírle): el objetivo debe ser la permanencia, todo lo demás es un premio a mayores.

Como hay que sumar en vez de restar, desde aquí ofrecer nuestro ánimo a la plantilla, que como en cada temporada siempre hay una racha negativa y que los mimbres para volver a ganar son sólidos y que hay que ir paso a paso.


Comentarios de Facebook

También te podría gustar

Lamont Barnes vuelve a Palencia Baloncesto

Lamont Barnes jugará su tercera temporada en Palencia. El pívot norteamericano con pasaporte español volver a defender la camiseta del Palencia Baloncesto toda su frustrado fichaje por CEP Lorient.