Palencia cae en un partido espectacular de cara al aficionado en un último cuarto en el que el acierto exterior de Girona y de Nacho Ordín en particular, dejó en evidencia las carencias en defensa de Palencia. La buena noticia fue la vuelta definitiva de Ian o’Leary.

Girona FC 101 – Palencia Baloncesto 96

Estadísticas FEB

O'Leary ha vueltoOda al baloncesto ofensivo en un encuentro en el que ganó y nunca mejor dicho, el que mejor “suerte” tuvo de cara al aro ya que las defensas fueron inexistentes en ambos bandos para el agrado del espectador, en este caso el gerundés, que pudo por fin disfrutar de una victoria de su equipo.

El partido comenzó con rápida canasta de Moss a los 10 seg., claro síntoma de lo que se sucedió después en el partido, pero que era ràpidamente contestada por Freimanis.

El encuentro entró en un intercambio de canastas hasta que Palencia Baloncesto logró un parcial de 7 a 2, con triple de Moss incluído, que ponía a Palencia con 8 – 15 en el electrónico.

Pino, hasta ese momento desaparecido anotaba un triple para cortar la mala racha, ayudado por otro de Freimanis poco después que permitía a Girona devolver el parcial a los palentinos para ponerse por delante.

Palencia entraba en unos minutos de desacierto que Girona aprovechaba para ponerse con 29 a 23 tras otro triple más de los locales. Lezkano intentaba frenar la sangría con un tiempo muerto pero Girona alcanzaba la máxima ventaja, 32 a 23. O’Leary y un triple de Swanston, permitían llegar al final del primer cuarto con 34 a 28.

Xavier iniciaba el segundo su festival anotador, y un triple suyo volvía a acercar a Palencia, pero es que los colegiales encadenaban un parcial de 11 a 0 (36 a 42), que ponía en aprietos a los de Tabak.

La situación se estabilizaba a partir de ahí. Los de Lezkano mantenían unas ventajas entre 4 y 7 puntos hasta que a falta de 4 minutos, Tabak, tras canasta de Bravo se veía obligado a pedir otro tiempo.

La llegada de Palencia al bonus y un par de pérdidas de balón, permitían a Girona empatar de nuevo y Lezkano, con un minuto y medio por delante, pedía tiempo.

Un último minuto de locura acababa con dos triples y 55 a 55 en el marcador. Xavier con 18 puntos y Bravo con 9, habían estado a un gran nivel. A partir de aquí, Xavier apenas apareció más.

A la vuelta de vestuarios, y tras un intercambio de canastas entre ambos equipos, y ya con un ritmo menor de anotación, era O’Leary el que se mostraba para liderar al equipo con sus puntos y rebotes ya que Moss y Diouf, estaban en el banquillo con 3 personales.

Una canasta de Xavier ponía de nuevo los 7 puntos de ventaja para los palentinos (61 -68), pero de nuevo los locales apretaban en defensa para acercarse de nuevo en el marcador y Lezcano tras dos minutos en los que Palencia no anotaba, tenía que pedir tiempo muerto con 66 a 68.

La mejoría de Girona había venido por incremento en la dureza defensiva traducida en faltas y Palencia se aprovechaba de ello para anotar desde el tiro libre y mantener unas mínimas rentas.

Freimanis, desconocido hoy por el buen juego desplegado, anotaba un triple para empatar a 74 pero de nuevo Moss, desde el tiro libre, anotaba uno para poner por delante a los colegiales y con 74 a 75 se llegaba al último cuarto, con todo por decidir pero con Moss y Diouf con tres faltas.

El último cuarto fue de nuevo un partido loco, con continuas canastas y con O’Leary incrementando su valor con un gran trabajo ofensivo y en el rebote.

A falta de 7 minutos y tras canasta de Middelton, Girona se ponía por delante (80 – 79), pero Moss rápidamente contestaba para devolver la canasta aunque en la jugada posterior cometía falta (la cuarta) y tenía que ir al banco.

Middleton volvía a anotar y Girona, en los dos ataques siguientes y tras triple de Ordín volvía a marcharse ligeramente (desde el comienzo del segundo cuarto no había tenido ventajas superiores a 3 puntos) con 85 a 81.

La cosa no podía ponerse peor ya que Bravo recibía una técnica y Lezkano debía pedir tiempo muerto para calmar los ánimos (a saber que pudo pasar). Ordín anotaba los dos tiros libres pero luego no lograban anotar.

Xavier no tenía ya la mano de los dos primeros cuartos y un triple de Ordín, marcaba la máxima diferencia del partido para los locales 92 a 82 y ponía las cosas prácticamente imposibles.

En los tres últimos minutos se entró en una dinámica en la que Palencia, a pesar de anotar, no supo defender y Girona, lograba la victoria tras haber dominado el partido Palencia, durante gran parte de los minutos.

Lo mejor: Sin duda la vuelta de O’Leary, por su aportación ofensiva y en el rebote pero que no se tradujo en una victoria palentina.

Lo peor: Las facilidades dadas al tiro exterior que dicen poco de la defensa de los exteriores palentinos y que dan más peso a que Konaté se quede en Palencia en detrimento de Kyle Swanston, más por lo esperado que por certeza.


Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Baloncestoconp
Cargue Más En Noticias Palencia Baloncesto
Comentarios cerrados

Mira además

De la placidez, a las dudas

Al descanso, todo apuntaba a un victoria muy cómoda de Chocolates Trapa Palencia ante un R…