_DSC0097_1Meritoria victoria de Planasa Navarra para ponerse en la parte alta de la tabla. Los navarros demostraron que a donde no se llega por calidad, se puede llegar por actitud. Y en eso fueron un equipo envidiable.

Un equipo puede aceptar una derrota porque el rival sea mejor técnicamente o porque haya realizado un partido perfecto, pero no es aceptable que te ganen por actitud. Eso no es negociable en un equipo que aspira a cuotas importantes. Tampoco es algo que Lezkano acepte en sus pupilos, así que se avecinan unos días “duros” para la plantilla de Quesos Cerrato.

Afortunadamente en cuatro días vuelve a haber partido y tendrán la ocasión de resarcirse antes Cocinas.com.

El partido comenzó con un primer cuarto que invitaba a soñar con la victoria. Fluidez en el movimiento de balón y ritmo alto de juego. Demostrando el nivel que este equipo puede alcanzar. Solo imprecisiones propias (y las dos faltas de Otegi) llevaron a un marcador más ajustado de lo que el juego indicaba (16-22).

El segundo cuarto se iniciaba a un mayor nivel y rápidamente se superaba la decena de puntos de ventaja (20-33) pero ahí, llegó el caos. Un enorme atasco ofensivo de Quesos Cerrato que no anotó en casi cinco minutos permitió el empate navarro a 33-33.

Solo dos triples consecutivos de Forcada daban aire a los visitantes en el descanso (36-39).

El segundo tiempo fue un Forcada & Otegi contra Navarra. Quesos Cerrato mediante buenas defensas y la inspiración de estos dos jugadores se mantenía arriba en el marcador. Los ataques palentinos eran embarullados y se resolvían en acciones individuales en ocasiones muy complicadas. Mientras tanto, los exteriores navarros se paseaban por la zona palentina anotando en muchas ocasiones bajo el aro.

En ese tipo de juego se manejó mejor Planasa Navarra que dio una lección de fe e intensidad para lograr la victoria.

Análisis individual: Con Forcada y Otegi no es suficiente.

Es difícil vencer un partido cuando solo dos jugadores dan la talla. En Pamplona el partidazo de Otegi y el buen hacer de Forcada no fueron suficientes ante el ímpetu local.

Urko Otegi: Sin duda el mejor jugador de Quesos Cerrato. Sus primeros minutos fueron magníficos siendo el mejor del partido de largo. Su segunda falta a los seis minutos de juego pesó mucho en el juego palentino. En los dos últimos cuartos fue junto a Forcada el que mantuvo a flote al equipo pero como decimos, no fue suficiente.

Xavi Forcada: Mucho más agresivo cara al aro esta temporada y atreviéndose al lanzamiento exterior se convierte en un referente ofensivo este año. Ayer no fue menos y anotó cuando el equipo más lo necesitaba. Acabó agotado física y mentalmente.

Quinn McDowell: Trabajador, pero sin fortuna. Erró tiros desde posiciones claras.

Forcada fue el otro destacado
Forcada fue el otro destacado

Jon Cortaberria: Empieza a demostrar su buena mano anotando desde la línea de tres puntos, Por el contrario no se deja notar su presencia a la hora de generar juego para el equipo.

Oliver Arteaga: Muy blando y superado en todo momento por Hernández Sonseca. Es cierto que sufrió la dureza rival, pero también que el debe ser más duro y consistente. No genera juego a su alrededor, ni es una seria oposición defensiva ante penetraciones rivales. Se espera muchísimo más de él.

Rafa Huertas: Empezó bien anotando sus tiros librados en sus primeras acciones. Después de complicó excesivamente la vida en acciones individuales, sigue sin ser una referencia exterior.

Roger Fornas: Superado por la intensidad de los jugadores navarros.

Tomas Hampl: Cumplió, teniendo en cuenta que está en fase de recuperación.

Dani Rodríguez: Desconocido y empieza a ser preocupante. Buscó en exceso la individualidad en situaciones poco claras.

Guillermo Justo: Pasó sin pena ni gloria.

Seydou Aboubacar: Entró para dar descanso a los interiores y se encontró con Sonseca en frente. Sufrió lo poco que estuvo en la cancha.

Tras el mal sabor de boca de los dos últimos partidos ahora toca centrarse en la visita de Cocinas.com. Partido complicado para Quesos Cerrato porque deberá mostrar una actitud bien diferente ante la afición y no dejarse llevar por la ansiedad de agradar.

Semana de trabajo duro la que le espera a Lezkano para cambiar la mentalidad del equipo.

Galería de imágenes

Rueda de prensa de Sergio Lamua

Rueda de prensa de Natxo Lezkano