Melgacalzado Ardoi 73 – Manténeo Filipenses 50

Estadísticas FEB

Anotadores
ARDOI: Almendros (2), López (2), Uriz (2), Savitski (16), Urtasun (8) – Bidaurre (-), Rivero (11), Chej Ainatu (-), Flores (-), Mato (17), Narvaez (15)
MANTÉNEO FILIPENSES: Manuel (15), Barriuso (12), Lázaro (4), Nacho (-), Isaac (3) – Luis (-), Alfonso (-), Fran (10), Jaime (5), Miguel (1)

Manténeo Filipenses cosechó su primera derrota en liga en su desplazamiento a Pamplona que le enfrentaba a Megacalzados Ardoi por 73-50, un resultado quizá demasiado abultado para lo ocurrido durante el partido.

Manténeo Filipenses volvía a encarar el partido con numerosas bajas, a las ya conocidas de Sergio, Jaime Tejerina y Juanpe, se unía la de Rubén que el viernes se hizo un esguince de tobillo en el último entrenamiento de la semana. Por esta razón, Fran, que se dislocó un dedo de la mano hace dos semanas y no había entrenado en toda la semana para recuperarse mejor, al final tuvo que jugar. A pesar de todo, Filipenses viajaba con la ilusión de hacer un buen partido contra un rival del que conocían su superioridad pero al que estaban dispuestos a hacer sudar. Y así fue durante al menos tres cuartos.

Comienzo en el que los locales apretaban mucho en defensa pero la falta de acierto en ataque hacía que el partido transcurriera igualado. De reseñar que nada más comenzar Nacho sufrió un golpe en el labio y se lo partió, por lo que no pudo volver a jugar hasta ya avanzado el segundo cuarto. Los colegiales, no obstante, no se dejaban intimidar y mantenían una mínima desventaja.

DSC_0059El segundo período, la mayor altura y fortaleza daba a los de Ardoi varias segundas oportunidades en el rebote ofensivo que aprovechaban para distanciarse hasta el 25-19 con el que se llegaba a otra acción desgraciada para Filipenses. Lázaro se lesionaba en la rodilla al caer después de una penetración y no volvería a poder jugar este partido. Se llegaba al descanso 31-23 para los locales.

En el tercer cuarto los palentinos salían bien, muy agresivos en defensa y con mucha confianza en ataque. De esta forma daban la vuelta al marcador y se colocaban por delante mediado el período. Lógicamente el equipo de Zizur reaccionaba y conseguían finalizar 48-46 arriba.

El último acto fue el que marcó la diferencia final. Ya fuera por físico o por experiencia o simplemente porque son mejores, los locales superaron ampliamente a los colegiales, se hacían dueños del rebote ofensivo y volvían subir una marcha en defensa. Filipenses, aunque conseguía realizar tiros liberados no estaba acertado, lo cual se refleja en el parcial de este último período, 25-4.

Partido muy digno de Manténeo Filipenses pese a la derrota ya que fueron capaces de competir, en condiciones muy precarias, frente a un rival de gran nivel. El próximo encuentro será el sábado 19 en nuestra casa frente a C.B. Valle de Egües, el otro equipo navarro de la competición.