Urko fue el mejor en la derrotaQuesos Cerrato Palencia 59 – Melilla Baloncesto 62

Estadísticas

Vota al mejor del Quesos Cerrato Palencia en el Trofeo Basket Morao

Derrota dolorosa, de esas que ahondan en el mal momento que está atravesando Quesos Cerrato Palencia, en el día en que volvían dos jugadores como Bravo o Garrido, de tan grato recuerdo para todos, una tercera derrota que definitivamente aleja al equipo palentino de las tres primeras posiciones a falta de resultados, y que pone en peligro incluso la quinta plaza.

Como cabía esperar, Quesos Cerrato Palencia y Peña Basket Morao, realizaron un sencillo pero merecido homenaje a dos jugadores como Carles Bravo y Quique Garrido, recibiendo por parte de club y afición palentina sendos recuerdos entregados por niños y niñas del club y de la peña.

El homenaje de club y Peña Basket Morao a dos jugadores para la historia del club
El homenaje de club y Peña Basket Morao a dos jugadores para la historia del club

Pero el inicio de partido aparcaba todo sentimentalismo ya que ambos equipos se jugaban mucho y los de Lezkano pronto se ponían por delante en unos primeros minutos con mucha influencia del juego interior de ambos equipos, y de Forcada en el de los palentinos.

Buenos minutos de los colegiales que a la buena defensa añadían acierto y con el triple de Fornas a falta de algo más de 30 segundos, se llegaba a la máxima de los diez primeros minutos, 17 a 10, resultado con el que se llegaría al final del primer cuarto.

Los primeros instantes del segundo solo hacían que alargar un buen juego en general de los palentinos, aunque comenzaban a aparecer algunos de los síntomas que al final fueron claves en el partido, demasiados rebotes cedidos a Melilla.

Aun así se llegaba a la máxima ventaja del partido, 24 a 14, tras un triple de Dani Rodríguez que obligaba a Alejandro Alcoba a parar el partido.

El tiempo muerto adormecía a los de Lezkano que en apenas dos minutos veía como Melilla Baloncesto daba la vuelta al marcador y tomaba tres puntos de ventaja, 27 a 30. Tras el tiempo de Lezkano se ajustaba de nuevo al marcador y con fallos de ambos equipos de cara al aro, se llegaba con empate al descanso.

Con las defensas mandando sobre los ataques se retomaba el partido, cambios de ventaja en cada ataque hasta que Bravo con un triple situaba a los suyos con 4 de ventaja.

No lograba Melilla aprovechar esa ligera ventaja, los minutos iban pasando y ninguno de los dos era capaz de dominar o aprovechar una buena racha, llegando al final de estos diez minutos con ventaja de dos puntos para Melilla, 45 a 47.

La dinámica de fallos seguía en el cuarto final, un triple de McDowell, menos activo que otras jornadas, y tirando Urko del carro, se lograba dar la vuelta al marcador y con un triple más de McDowell se tomaban seis de ventaja que dado el cariz del partido podía ser clave. Quedaban algo más de 4 minutos para el final.

A Palencia se le cerraba el aro, y Melilla, un poco más acertado que Palencia, daba de nuevo la vuelta al marcador, unos minutos de desconcierto palentino en el que cedían el rebote (en algún ataque hasta 5 consecutivos) y en esos 4 minutos finales no había forma de anotar, llevándose la victoria Melilla con una jugada final de Quesos Cerrato Palencia mal ejecutada que acabó como fue el partido, mal.

Ganó el menos malo en un duelo de defensas o de malos ataques, según se mire, en el que Palencia desaprovechó sus buenos momentos al inicio del partido y al inicio del último cuarto, con una derrota que escuece y mucho, que alguno aprovechó para silbar al equipo en su despedida e incluso más tímidamente al descanso, los menos.

Si la pasada semana se estuvo a un buen nivel ofensivo y bajo nivel defensivo, en esta ha sido todo lo contrario; lo fácil y lógico es pensar que hay que buscar ese equilibrio entre ambos para que las victorias vuelvan a llegar aunque ahora toque dos equipos en un buen momento de forma como Breogán o Lleida, y en el caso de Breogán con ganas de revancha.

Lo mejor: En cuanto a los jugadores hay que destacar a Urko Otegi; su espíritu de lucha, su carácter en la cancha y cuando está en el banquillo es admirable y de él debemos aprender todos, jugadores, técnicos y aficionados.

Hay detalles que delatan quién sabe ejercer como aficionado 100%; si al inicio del partido la Peña Basket Morao homenajeó a Bravo y Garrido con el detalle de su camiseta personalizada, cuando alguno se arrancó con algún silbido en la despedida del equpo, la Peña contestó con el clásico Palencia, Palencia, …. ese es el espíritu.

Lo peor: La tercera derrota consecutiva ahonda en la crisis de resultados y de juego del equipo. Problemas a la hora de cerrar el rebote que permitieron demasiadas segundas, terceras,…. opciones a Melilla, que en la mayor parte de los casos aprovechó.

La crítica en momentos así es bastante facilona, algunos pueden (o podemos) echar la culpa a Lezkano y a sus planteamientos de los partidos, podemos echar la culpa a los jugadores, a las lesiones… más que buscar culpables, la situación actual requiere buscar soluciones, buscar el equilibrio entre partidos como ante Melilla y ante Cocinas.com, pero sobretodo la solución pasa por llegar al final de los partidos con aire en los pulmones (y seguro que algún cambio más).

Este mismo equipo logró el mayor éxito de la historia del club y de la provincia, el título de Copa Príncipe, ese mismo que todos celebramos a lo grande, … en un mes no podemos cambiar de criterio tan fácilmente por mucho derecho a la libre expresión y forma de apoyar al equipo.

Galería de imágenes