Chocolates Trapa Palencia cierra la plantilla con la llegada del pivot Deividas Busma, la posición que tanto necesitaba reforzar el conjunto palentino y que con la llegada del lituano parece que se alivarán casi definitivamete esas carencias que en tantos partidos han sido evidentes.

Busma (30 años, 2’12 m.) aportará a los palentinos todo aquello que le ha faltado, centímetros, intimidación, dureza y capacidad defensiva, lo suficiente para poder ser un hombre importante.

Busma llegó a España de la mano de Clavijo en la temporada 2012/2013 para luego ir pasando por Melilla, Ourense, y tras una temporada en el extranjero la pasada temporada reforzó en el mercado de invierno a Castelló aportando 10 puntos y 5’2 rebotes de media.

Busma destaca por ser un jugador muy fuerte en la pintura, y a pesar de su altura y físico, es un jugador que puede correr perfectamente el contrataque y al que por ejemplo ya sufrió el conjunto palentino la pasada temporada ante Castelló recibiendo del lituano 21 puntos y capturando a los palentinos 10 rebotes.

Un buen fichaje que dado el mercado en el que se ha podido mover Palencia, puede dar el salto de nivel que tanto se esperaba.