Quique Garrido no lucirá ya la camiseta de Chocolates Trapa Palencia pero como no podía ser de otra forma por su carácter, ha querido despedirse de la afición palentina, de la Peña Basket Morao, acordándose de todos ellos y agradeciendo en esta emotiva carta, su paso por nuestra ciudad donde deja muy buenos recuerdos.

No son demasiados los jugadores que han dejado el poso de cariño que desprende Quique Garrido, y tal vez por el cariño que desde esta web hemos tenido siempre hacia Quique no seamos del todo objetivos, pero estamos casi seguros que Quique es sin duda el jugador al que más se ha apreciado desde la grada.

No lo decimos porque sí, él ha sido siempre y a veces el único, que al finalizar los partidos se ha acercado a los aficionados para saludarlos, para agradecer su presencia en el Pabellón o en los desplazamientos, y ese cariño, esa cercanía con los aficionados le ha hecho valedor del agradecimiento de todos nosotros y el privilegio de haber contado con él en las diferentes etapas que ha tenido en nuestra ciudad.

En la memoria quedan muchos recuerdos, algunos muy buenos pero sí nos tenemos que quedar con una imagen, es la de las lágrimas en el cuarto encuentro de la Final de los playoffs ante Burgos en un año que fue también para el recuerdo, pero sobretodo la eterna sonrisa y aprecio hacia la afición palentina.

Pero mejor leer la carta que Quique nos ha hecho llegar para todos vosotros.

 

 

Eterno Quique, siempre estará en los corazones de los aficionados palentinos. Gracias por todo, y que en Alicante logres grandes éxitos.