Tras dar la cara en el primer partido en Alicante, los palentinos tenían la misión de recuperar el factor cancha y no volverse a Palencia con un 2-0 que complica el futuro en la competición. Natxo Lezkano y Sergio García habían estudiado bien el primer encuentro y el primer objetivo era frenar a Sabat. Alfredo Ott era el encargado de iniciar esa labor. Al igual que se hizo con Dani Rodríguez (Força Lleida) la misión era exprimirse en defensa con él, cambiando habitualmente a su defensor para mantener intensidad.Defensa

Ahí Palencia Baloncesto acertó, pero faltaba la parte ofensiva y con casi 3 minutos sin anotar debió entrar Durley. El americano veía canasta desde sus primeros segundos en pista enjugando el 8-0 inicial. En el primer cuarto los cambios de Lezkano mantenían la intensidad defensiva y mejoraban claramente el aspecto anotador.

Lezkano desde el inicio mandaba en el tablero de ajedrez que se convirtió el Centro de Tecnificación de Alicante, con sus defensas alternativas que descentraba el trabajo local. La parte no controlada era los “hombres de gris” que rápidamente hacían daño a Palencia cargando de faltas a su jugador franquicia (Urko Otegui).

El guión se mantenía en el primer tiempo. Las variantes defensivas de Lezkano anulaban el perímetro de Lucentum que tampoco encontraba su fuerte en la pintura. Donde los puntos y rebotes alicantinos brillaban por su ausencia.

Todos los jugadores que Lezkano introducía en pista aportaban en ambos lados de la cancha. La defensa nunca aflojaba y arriba el juego exterior brillaba más que el interior.

Al descanso ya advertíamos que había que tener cuidado con que el criterio arbitral no marcase el sino del partido. Desgraciadamente no nos equivocábamos, ya que las constantes infracciones señaladas a los palentinos eran como la famosa “gota malaya” que parece que no hace nada pero su constancia te desestabiliza. Así acabo Palencia Basket, completamente fuera del partido mentalmente en el momento clave.

La labor de Víctor Mas y José Vázquez entró (especialmente en el segundo tiempo) en la historia negra del baloncesto palentino.

En el segundo tiempo Lucentum subió su intensidad defensiva “sin hacer faltas” (¿?). El cómputo global no sirve ya que siempre los árbitros maquillan esas diferencias y también los equipos aprovechan el no estar en bonus para frenar con faltas al rival.

Aunque los palentinos seguían defendiendo bien, resultaba muy difícil parar a un espectacular Shaun Green (acabó con 22 puntos y 31 valoración).

Fue en esta segunda parte cuando el juego interior alicantino empezó a producir (valoraban -3 los pivots de Lucentum al descanso) cuando los visitantes estaban muy castigados por las personales. Especialmente Taylor Coppenrath.

Fueron los minutos de Durley, Porzingis, Bravo y Chema González… como jugadores más entonados.

Los últimos minutos de partido ya sobraron a un Palencia Baloncesto herido en su orgullo, con la imagen insólita de Bravo enfurecido contra Alex Llorca y Lezkano marchándose del partido cuando aun no se había señalado el final.

Estadística más/menos: Forcada (+7) el mas destacado.

Cuando el partido está marcado por el juego de equipo, pero se decide tan claramente en un ultimo cuarto, los jugadores que disputan estos minutos quedan claramente marcados en este apartado. Eso da la clara ventaja a Forcada (+7) que solo disputó los primeros segundos del cuarto definitivo.

Xavi Forcada (+7), J.T. Durley (+3) Cris Mortellaro (+3), Iván Martínez (+2), Carles Bravo (+1), Janis Porzingis (-2), Roger Fornas (-11), Urko Otegui (-12), Alfredo Ott (-14), Chema González (-14)

 

Análisis individual: Durley el percutor y Bravo el corazón.

 

 Bravo seguroCarles Bravo: El jugador que se echó el equipo a la espalda cuando las cosas se complicaban. Lo que siempre hemos comentado de él, cuando “la bola quema” no se esconde. Su habitual templanza se esfumó ante una acción de Alex Llorca. (Ver video)

 

J.T Durley: El jugador con mayor capacidad de hacer daño a Lucentum en los dos partidos. Empezó en el banquillo pero la imposibilidad de anotar de los palentinos exigió su presencia y cumplió con creces. Aun así debe aprovechar más su capacidad de producir desde el perímetro para anotar en la pintura, desequilibrando la defensa.

Janis Porzingis: Los mejores partidos del letón han llegado en Alicante. Un killer en el perímetro y más esforzado en defensa.

Xavi Forcada: Buen inicio. Sus tres pérdidas en el inicio del último cuarto le condenaron al banquillo del que no volvió a salir.

Urko Otegui: Anulado por la labor arbitral por segundo partido consecutivo.

Roger Fornas: Esforzado como siempre, pero con poca fortuna.

Chema González: Los números no hacen justicia a su labor. Uno de sus mejores partidos con la camiseta morada.

Cris Mortellaro: Pocos minutos pero validos para ayudar al equipo. Va mejorando su estado.

Alfredo Ott: Acertado al inicio en la labor defensiva de frenar a Sabat. Después desapareció del partido.

Iván Martínez: No se puede calificar con solo 15 segundos.

Ahora solo queda levantar la cabeza y pensar en llenar el pabellón Marta Domínguez para que los jugadores, que lo han dado todo por esta camiseta, se sientan arropados.

Os dejamos las interesantes declaraciones de ambos entrenadores. Agradecemos Lucemtum Blogging su colaboración, que nos permite disponer ofrecer esta información, ya que son de su propiedad y también podéis consultarlos en su web.

 

Rueda de Prensa de Lezkano:

 

Rueda de prensa de Perello

Video resumen propiedad de Castilla y León Televisión


Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por BauHauss
Cargue Más En Noticias Palencia Baloncesto
Comentarios cerrados

Mira además

Sergi Pino fue determinante ante su ex equipo

Fue un partido lleno de acciones espectaculares, y el final puso el foco sobre el triple d…