Empezaba el partido Chocolates Trapa Palencia anotando desde 6´75 m de la mano de Quique Garrido, lo que fue toda una declaración de intenciones, puesto que los palentinos lanzaron 21 triples, anotando 12 (un fantástico 57%). El líder, reaccionaba de la mano de su gran estrella (Salva Arco) y tomaba el mando del marcador, sin que eso influyera en el conjunto morado. El primer cuarto fue un constante toma y daca en el que los palentinos mostraban deseos de imponer su estilo sin verse afectado por el ambitazo que había en la pista lucense (20-23).

_MG_3874

La corta ventaja palentina aumentaba en el cuarto de la mano de Carlos Toledo. El joven murciano esta exprimiendo cada minuto que le conceden y con 7 puntos consecutivos, abría una pequeña brecha para los morados (22-30). Una ventaja que alcanzo los diez puntos, pero que Breogán logró neutralizar (36-34) tras un triple de Salva Arco ¡Como no!. Pero este Chocolates Trapa Palencia es otro, y muestra su personalidad retomando el mando del marcado de la mano de Bryce Pressley, para irse al descanso con ventaja (38-39).

_MG_3918

El segundo tiempo, fue un constante tira y afloja en el marcador, en que Chocolates Trapa Palencia intentaba irse en el marcador, mientras que Cafés Candelas Breogán recortaba diferencias. Siendo una replica casi exacta de lo vivido antes del descanso, con Jordi Grimau como gran referente morado y un excelente Salva Arco, como estrella de los lucenses.

Se llegó a los últimos 10 minutos (59-61) con un marcador ajustado que preveía un final de infarto. Una vez mas lo palentinos (Garrido) volvían a golpear desde 6,75 para coger un poco de aire” y poco mas tarde Miso, también con un lanzamiento exterior marcaba distancias poniendo un +8 para los morados (61-69) a 7:47 del final. Situación que provocó un tiempo de muerto de Lezkano y una nueva reacción gallega, que una vez más fue insuficiente para mantener la imbatibilidad del Pazo.

_MG_3920

En resumen, golpe de autoridad de Chocolates Trapa Palencia (sin Urko Otegi, ni Sergi Pino), que desde la llegada de Alejandro Martínez muestra una mayor personalidad en la pista y que va dejando detalles de lo que el nuevo entrenador quiere del equipo. Una semana más, con grandes  porcentajes desde 6,75, detalle que indica la mayor confianza con la que los jugadores sumen los tiros que les llegan.