IMG_9271Una vez finalizada la temporada y tras unos días de “desconexión” llegó el momento de hacer una análisis global del rendimiento de la plantilla de Quesos Cerrato Palencia. A buen seguro casi todos los aficionados de Palencia Baloncesto ya han hecho su propio análisis, sorpresas positivas, decepciones e incluso su propia lista de renovaciones o nuevos fichajes. Este es nuestro análisis..

Urko Otegi: El haber sido merecedor por segundo año del trofeo que entrega la Peña Basket Morao puede ser un indicador suficiente del nivel de su temporada. Empezó la temporada a un nivel espectacular y durante muchas jornadas formó con Xavi Forcada la pareja letal de Quesos Cerrato. Y aunque se le vio algo cansado en los últimos partidos de liga, nunca dejó de ser un referente del equipo. Incluso en los partidos con números discretos, su presencia en pista se mostraba imprescindible para aportar consistencia al equipo.

Su imagen levantando la Copa Príncipe 2015 permanecerá siempre en la memoria de la afición palentina.

Quinn McDowell: Llegó por sorpresa, cuando parecía que la plantilla estaba cerrada y desde el primer entrenamiento ya dejó claro que estábamos ante un americano “diferente”.

Con gran capacidad anotadora, se esforzaba en el poco reconocido “trabajo sucio” por el bien del equipo. Con una actitud generosa en el esfuerzo y nada egoísta, defendía, asistía y reboteaba hasta que le llegó la ocasión de convertirse en referencia anotadora. Cuando las lesiones le permitieron tener el protagonismo absoluto demostró ser un jugador de nivel ACB.

Lastima que su lesión en el dedo (le aparto mas de un mes de las pistas) le impidiese llegar al Play Off al 100% de sus facultades.

Ha sido una de las grandes revelaciones de la LEB.

Xavi Forcada: Su inicio de temporada fue espectacular, y supo mantenerlo hasta su lesión (a pocas jornadas del final de la liga regular).

Justamente nombrado MVP de la Copa Príncipe su nivel esta temporada fue excelente.

Durante gran parte de la liga restó protagonismo y minutos a Dani Rodríguez, uno de los fichajes estrella del equipo.

Aunque jugó el Play Off muy mermado es de alabar su decisión de ayudar al equipo en la eliminatoria. Dice mucho de su grado de compromiso con el club y con sus compañeros.

Dani Rodríguez: Temporada discretísima, tirando a mala del excelente base catalán. El grave problema de lesiones fue una liberación para él ya que pudo disfrutar muchos más minutos en pista y sentirse protagonista. Ahí se empezó a ver el nivel que ya conocíamos de sus visitas como rival. Sus últimos partidos fueron de un altísmo nivel, teniendo en casi todos ellos actuaciones determinantes y con acciones que ponían en pie al público.

Jon Cortaberría: Su temporada ha estado marcada por las numerosas lesiones. Comenzó con problemas en la pretemporada y todo continuó igual el resto de la liga. A pesar de no haberle podido ver nunca al 100% de su nivel dejó impronta de gran jugador.

Los pocos partidos que disputó a un nivel aceptable su presencia se notó en el juego del equipo incluso los partidos en los que su anotación no fue destacable.

Una verdadera lástima no haber podido disfrutar de su calidad.

Rafa Huertas: Llegó para suplir la baja de Roma Bas y tras la Copa Príncipe abandonó Palencia para recalar en Gipuzkoa Basket de ACB.

Quizá muchos se dieron cuenta de lo que aportaba al equipo a partir de su marcha.

A pesar de su calidad, adaptó su rol a las necesidades del equipo en cada momento, destacando en algunas ocasiones por sus buenas actuaciones defensivas.

En definitiva un jugador que dio solidez al equipo durante su estancia en Palencia y que cuando llegó la plaga de lesiones se notó mucho su ausencia.

Guillermo Justo: Extraña temporada del canario. Pareció llegar a Palencia para entrenar y poco más. Poco a poco con su descaro a la hora de lanzar/anotar de tres se fue ganando su hueco en el equipo. Llegó a la Copa Príncipe aun renqueante de una lesión y fue el encargado de “romper” el partido con sus lanzamientos de larga distancia, ese fue su momento álgido. Pero a partir de ahí las lesiones volvieron a cruzarse en su camino dejándole en el dique seco prácticamente toda la segunda vuelta.

Greg Gantt: Tras haber sonado su nombre en pretemporada para varios equipos de LEB Oro, llegó en el mercado invernal para suplir la marcha de Huertas.

Tardó demasiado en adaptar su juego, pero cuando las lesiones de sus compañeros, le permitieron jugar muchos minutos demostró estar capacitado para rendir en esta liga.

Oliver Arteaga: Llegó para marcar diferencias y casi nunca lo logró a pesar de que sus números de la temporada son aceptables. Su estado físico dejó muchas dudas, ya que fue habitual verle pedir el cambio por agotamiento y le costó mucho destacar ante defensas ya organizadas. Sus mejor versión se vio en el play off frente Breogán y puntualmente en la Copa Príncipe y el partido frente Autocid Burgos, donde anuló a Coppenrath.

Tomas Hampl: Se esperaba más del joven pívot checo. En algunos partidos dio solidez a la defensa, pero en general pecó de lentitud y de poca garra. Por edad y experiencia en la Adecco Oro este debió ser el momento de dar un paso adelante en su carrera, pero…

Roger Fornas: Jugador cuyo compromiso con el club e identificación con la grada está fuera de dudas, pero deportivamente ha sido su año más flojo.

Ha disputado muy pocos minutos y ha basado su juego en el lanzamiento exterior, olvidándose de su calidad en el poste bajo.

Las lesiones en los jugadores exteriores le hicieron jugar algún partido de alero y ahí se resintió aun más su juego.

Aun así en la primera vuelta tuvo partidos aceptables, llegando a su mejor versión frente a Oviedo en Pumarín, donde además de apuntalar la defensa, anotó el triple de la victoria sobre la bocina.

Seydou Abubacar: Se ganó el cariño de la grada desde el primer día, pero obviamente no tiene (aun) nivel para esta categoría. Fue una lástima que su vinculación con Venta de Baños no se pudiese llevar a cabo, puesto que habría sido beneficiosa para todas las partes, la primera para él mismo.

Pape Mbaye: Un fichaje condicionado por las circunstancias y también por ellas jugó más de lo que se esperaba. Al menos demostró ser capaz de hacer un buen trabajo en defensa (que se lo pregunten a Van Oostrum) y dejó detalles ofensivos. Tiene mucho margen de mejora.


Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por BauHauss
Cargue Más En Noticias Palencia Baloncesto
Comentarios cerrados

Mira además

De la placidez, a las dudas

Al descanso, todo apuntaba a un victoria muy cómoda de Chocolates Trapa Palencia ante un R…