Orgullosos de este equipo
Orgullosos de este equipo

Ford Burgos 78 – Quesos Cerrato Palencia 60

Estadísticas

Adiós a una temporada que solo puede calificarse como histórica, una temporada en la que el equipo palentino ha dado un paso más en su crecimiento, en la que ha logrado algo que hasta no hace mucho tiempo podía parecer una quimera para una ciudad y una provincia como Palencia; subcampeones de Copa, finalista de los playoffs de ascenso a liga ACB, terceros en la clasificación general final, mejor equipo defensivo, mejor equipo visitante…. todos los palentinos se tienen que sentir muy orgullosos de este equipo, y de su afición.

Ford Burgos se lleva el ascenso al vencer por 1 a 3 en la serie final, un Burgos al que solo cabe felicitar por el ascenso y sobretodo, desear que ese ascenso pueda realmente celebrarlo jugando la próxima temporada en liga Endesa, porque se lo han ganado doblemente, la pasada temporada como campeones y en esta en los playoffs.

A pesar de la gran temporada el final deja un sabor agridulce, el del orgullo porque los jugadores lo han dado todo a pesar de todas las trampas en el camino de esta final, y por otro el no poder despedir junto al público palentino una temporada inolvidable, que seguro valoraremos más cuando haya pasado el tiempo.

El partido en sí tuvo demasiadas similitudes con el segundo partido disputado en Palencia, control del equipo palentino hasta casi el descanso, y tras el mismo, con la complicidad de los colegiados, Burgos comenzó a dominar, Palencia a descentrarse y finalmente caer derrotado. El peor arbitraje de toda la serie y de toda la temporada, no hay explicación, lamentable es la palabra más suave que se puede usar.

El juego interior palentino sufrió la dureza burgalesa, en la zona palentina se castigó
El juego interior palentino sufrió la dureza burgalesa, en la zona palentina se castigó

Palencia salió jugando un buen baloncesto, defendiendo muy bien, jugando muy fluido en ataque y haciendo daño desde el perímetro con un inspirado Barbour que durante la primera parte fue el mejor de los palentinos, por lo que tras unos minutos igualados, Palencia comenzaba a tomar ventajas y tras el tercer triple de Barbour, con 8 a 17 en el marcador, Casadevall debía pedir tiempo muerto con 4 minutos por delante para el final del cuarto.

La diferencia aumentaría aun con otro triple de Forcada, 12 puntos de renta justos con el baloncesto que estaba desarrollando uno y otro, pero con la entrada de las rotaciones el equipo frenó su línea ascendente aunque un triple de Garrido, sobre la bocina de posesión, devolvía a 10 la ventaja de los colegiales, 17 a 27.

El segundo cuarto comenzaba con canasta palentina y de nuevo con 12 de ventaja, pero Burgos comenzaba a defender a mayor nivel, alternando zona y defensas individuales muy ajustadas, cerrándose además mucho por dentro.

Burgos tomaba aire con un parcial de 6 a 0 y Lezkano pedía tiempo muerto. Burgos había entrado en el partido y poco a poco la presión local lograba dar la vuelta al marcador a falta de poco menos de tres minutos para el descanso y se ponía con un punto de ventaja tras dos libres de Aguilar, 32 a 31.

Se ponía el horizonte oscuro pero una canasta de Moncasi y un nuevo triple de Garrido a falta de 24 segundos, permitían que los de Lezkano llegaran al descanso con dos de ventaja, 34 a 36.

Si las sensaciones en cuanto al arbitraje habían sido malas, tras el descanso se agudizaron, y Burgos, protegido en todo momento, comenzó a jugar sin complejos, mientras que los palentinos se desesperaban al ver lo que estaba ocurriendo. Burgos salía tras el descanso embravecido, de nuevo se situaba por delante (ya no lo dejaría hasta el final), pero el equipo palentino lograba frenar el empuje local, y tras ir por debajo con desventajas de hasta 6 puntos, un triple de Fornas situaba a Palencia a dos puntos y ponía nervioso a Casadevall que tenía que pedir tiempo muerto a falta de 1:10 para el final del cuarto. Moncasi con un libre situaba a los palentinos a un solo punto y de nuevo Garrido sobre la bocina, anotaba un triple que permitía tener esperanzas de victoria, 54 a 53.

Los problemas de los palentinos venían por la acumulación de faltas de los interiores, mientras que Burgos mantenía a los suyos totalmente libres de ellas. Además Burgos se había adueñado del rebote, y los triples no entraban.

Con Urko y Rejón cargados de faltas, se iniciaba el cuarto definitivo, los palentinos lograban mantenerse frente a viento y marea cerca de los locales pero a partir de mediados de cuarto, con las fuerzas justas, desmoralizados pero a la vez enrabietados por lo que pasaba, lo intentaron, pero ni los tiros de tres entraron ni por dentro fue posible anotar. El triple de Ortega final sobró.

Salvo Barbour en la primera parte, Garrido en momentos importantes, el juego exterior no tuvo el día
Salvo Barbour en la primera parte, Garrido en momentos importantes, el juego exterior no tuvo el día

Lezkano pedía su último tiempo muerto a dos y medio para el final, con el partido ya sentenciado, y el mensaje fue claro “Todos con cara de ganadores”, porque lo que han echo esta temporada es histórico y su afición, la gran afición palentina, así se lo ha recordado al final del partido y esperándolos como campeones tras el encuentro.

Ver a jugadores como Garrido con lágrimas de tristeza y rabia, abrazando uno a uno a los aficionados que estaban en la grada de la Peña Basket Morao, como Carles, como Adri, como Fornas, como Rejón… hacen que todos ellos se sientan más orgullosos si cabe de sus jugadores porque esto esperemos solo es el principio, y si se siguen haciendo las cosas tan bien como hasta ahora, este sueño que se ha vivido esta temporada, se repetirá.

Y si orgullosos estamos del Quesos Cerrato Palencia, en Burgos celebran el ascenso logrado en la cancha, a la espera de poder confirmarlo en los despachos y sería muy importante para todos los equipos que forman la Adecco Oro que tanto Andorra como el equipo burgalés lograran jugar la ACB, sin ascensos y descensos, la Liga Endesa es descafeinada y cada vez atrae menos a los aficionados y eso puede arrastrar a la Adecco Oro.

Fin a una temporada vibrante, histórica, en la que se ha disfrutado del mejor Palencia de todos los tiempos, y ahora, a pesar del amargo sabor de la derrota, quedará para siempre este año que se ha vivido, subcampeones de Copa Príncipe, finalistas de los playoffs de Ascenso a la ACB. ¡Gracias!

Galería de imágenes