No fue el mejor partido de Palencia, pero victoriaQuesos Cerrato Palencia 57 – Força Lleida 52.

Vota al mejor de Quesos Cerrato en el Trofeo Basket Morao

Estadísticas

Partido pobre de cara al espectador y al espectáculo el protagonizado por Quesos Cerrato Palencia y Força Lleida, un encuentro controlado en todo momento por los palentinos pero que a puntos estuvieron de igualar y posiblemente llevar a la prórroga el conjunto dirigido por Joaquín Prado. Al final victoria, que es lo que cuenta, y de lo que nadie se olvida.

El partido comenzó con dominio visitante, un parcial de 0 a 6, pillaba algo fríos a los palentinos, que enseguida reaccionaban sin necesidad de tiempo muerto a este parcial, devolviéndolo con un 8 a 0, con 4 puntos consecutivos de Rejón y canastas de Fornas y Forcada.

No estaba cómodo en estos primeros minutos el equipo palentino ante la intensidad defensiva ilerdense, pero poco a poco iba tomando ventaja, y un triple de Feliu ponía la máxima diferencia hasta ese instante con 13 a 8. Los dos últimos minutos del cuarto eran un relejo de lo que fue el resto del partido, protagonismo de los colegiados en la compensación, primero con la segunda de Alzamora y luego con la segunda de Fornas, para llegar al final de este cuarto con 15 a 12 a favor de los palentinos.

El segundo cuarto se iniciaba con buen juego de los palentinos, bueno en relación con el resto del partido o con el global del mismo. Garrido abría el primer cuarto, pero un parcial de 9 a 0, con un 2+1 de Urko Otegui, y dos triples consecutivos de los palentinos, obligaban a Prado a parar el partido con tiempo muerto, a falta de 8 minutos y con 25 a 16 en el marcador.

El juego, muy trabado, y con muchas paradas por faltas y acciones por parte de los colegiados, mantenía el partido en unas diferencias entre los 9 y 10 puntos, pero tras varias acciones consecutivas en ataque por parte de Quesos Cerrato Palencia, Lezkano pedía tiempo muerto, quedaban dos minutos para el descanso y los colegiales ganaba de ocho.

De poco servía para incrementar la ventaja, porque una canasta de Garrido tras recibir falta, en lo que parecía un dos más uno, era anulada y se llegaba al descanso con 34 a 26, a pesar del tiempo muerto de Prado para preparar jugada a falta de tres segundos.

Lo peor del partido en ambos bandos, pero más en Palencia, ocurría en el tercer cuarto. Los colegiales, de la mano de Feliu, abrían el marcador con una canasta, pero a partir de ahí, entre fallos propios, buenas defensas de los ilerdenses y un desconcertante concierto de pito, el juego se trababa de tal forma que a partir de la antideportiva señalada a favor de Palencia en contrataque de Barbour, logrando la máxima ventaja del partido, 37 a 26, los colegiados se equivocaban en cada señalización compensando con antideportiva una simple falta en medio del campo tras pedirlo Prado, y poco a poco se llegaba al final de cuarto con 39 a 37, tras anotar Sutina la última.

Barbour, desquiciado por los colegiadosLo mejor y de verdad, de los colegiales, se producía en el inicio del cuarto final. Un parcial de 9 a 2, abría el cuarto definitivo, unos buenos minutos en los que Palencia jugaba con mucha mayor velocidad de lo que había echo hasta el momento y de lo que lo hizo después. Esos minutos de velocidad desarbolaron durante algunos momentos a los de Prado, hasta que el técnico de Lleida, pedía tiempo muerto.

A partir de ahí las ventajas palentinas fueron decayendo. A falta de algo menos de tres minutos la ventaja era de 6 puntos, 48 a 42, aparentemente con el control del partido, pero rápidamente se colocaban a solo dos puntos, 50 a 48, tras una pérdida de balón en saque de fondo.

Así se entraba en el último minuto y Urko, a pesar de sus problemas físicos, salía al rescate con una canasta que daba la tranquilidad. Los últimos 50 segundos transcurrían entre un carrusel de faltas, tiempos muertos en los que incluso Lleida pudo empatar con un triple, pero fue tan malo el partido, que ganó el que no lo hizo tan mal.

Bajo nivel en general en el partido, aunque al final lo importante es la victoria,  y eso de momento, lo suma Palencia de cara a la competición en un partido que no enamoró a nadie, y que dejó un regusto de insatisfacción ante un duro rival que no concedió en defensa.

Lo mejor: La victoria, no hay lugar a dudas. Si nos atenemos a los jugadores, Otegi fue el más valorado, pero Rejón siempre estuvo al quite en el rebote, logrando estar siempre en el lugar preciso. Las defensas de ambos estuvieron a un gran nivel.

Lo peor: El juego de ambos equipos en ataque, pésimos porcentajes, sorprendentes en el caso de los palentinos, poca velocidad en el movimiento del balón de Palencia, abuso del bote, y poca movilidad en estático, puede que por el entramado defensivo de Lleida, con defensas alternativas, o bien por poca visión de juego. Lamentable nivel arbitral durante los 40 minutos de partido, que encima contribuyó a cortar el juego continuamente y sin ningún sentido, cortando la libertar del juego y contribuyendo a un pésimo y desconcertante espectáculo.

Imágenes


Comentarios de Facebook

También te podría gustar

Nikola Cvetinovic nuevo jugador de Palencia Baloncesto

Hoy se ha anunciado el fichaje del jugador serbio Nikola Cvetinovic como nuevo miembro de la plantilla de Palencia Baloncesto. Con esta incorporación Urko Otegi ya tiene compañero de posición y se empieza a configurar el juego interior palentino.