Bravo jugó un gran encuentro, uno de los mejores de la temporadaLucentum Alicante 81 – Palencia Baloncesto 74. Estadísticas FEB.

Enorme esfuerzo y gran partido de Palencia Baloncesto que a pesar de la derrota, del esfuerzo físico y emocional de estas dos últimas semanas, plantó cara a Lucentum Alicante en un encuentro en el que por desgracia hay que hablar de los colegiados que afearon un gran espectáculo entre dos equipos que hicieron vibrar por momentos a las aficiones de ambos equipos, unos en el Centro de Tecnificación y otros sufriendo la imagen de FEBTv pero muy bien informados y narrados por la señal de Radio Alicante de la Cadena Ser que se ha volcado y se seguirá volcando con su equipo en estos playoffs, y es que el arbitraje fue casero durante todo el encuentro y especialmente en el cuarto decisivo, barriendo en todo momento para los de casa que llegaron a lanzar 25 tiros libres a lo largo del partido.

No comenzó el partido bien Palencia, un parcial de 8 a 0 y 4 minutos sin anotar de los palentinos, hacían creer a los aficionados locales que el partido podía ser sencillo para Alicante.

Rejón inauguraba el partido con un tiro libre tras falta de Urko, para luego anotar Green y Middelton, tras pérdida de Fornás y con otro triple a mayores, 8 a 0, Lezkano pedía tiempo muerto, para reordenar sobretodo el trabajo de equipo en ataque.

Durley entraba en cancha y abría el marcador para los de Natxo Lezkano con dos canastas consecutivas y Palencia se metía de lleno en el partido ya que el norteamericano, con su movilidad, hacía daño a los interiores locales, más lentos que el jugador de Palencia. La mala noticia llegaba con la segunda personal de Urko Otegui, con casi 25 minutos por delante, obligando a los colegiales a jugar durante ya muchos minutos sin el mejor jugador nacional de la liga.

Lejos de hacer daño, lo que habla muy bien del planteamiento del partido por parte de Lezkano, Palencia salía reforzado y sendos triples de Porzingis y Forcada, metían a Palencia de lleno en el partido, un parcial que se ampliaría hasta el 15 a 19 a falta de un minuto, que completaba un parcial de 0 a 14.

Por desgracia Palencia no lograba mantener la racha, y primero Rivero desde el tiro libre y luego de nuevo Rivero, tras pérdida de Bravo, empataban el partido. Palencia había perdido una buena oportunidad.

El segundo cuarto comenzaba con canasta de Bas, pero Chema González devolvía la ventaja palentina con un triple, su único lanzamiento desde el 6’75, para entrar en unos minutos en los que ambos luchaban por cada centímetro de la cancha y en el que ninguno lograba imponerse sobre el otro.

A falta de 7 minutos para el descanso se igualaban fuerzas en el juego interior al señalar la segunda de Coppenrath, hasta ese momento desaparecido, pero fundamental en la recta final del encuentro.

Sin ningún dominador, seguía el intercambio de ventajas entre ambos hasta que a falta de 3 minutos, Fornás daba de nuevo 3 de ventaja a los palentinos, 27 a 32. De nuevo volvían minutos de fallos en ataque por parte de ambos, unos minutos en los que Palencia imponía su ritmo pero no lo aprovechaba y primero Bas y luego Llorca desde el triple, situaban de nuevo a los locales por delante, 32 a 31, y obligando a Lezkano a pedir tiempo muerto con 28 segundos por delante.

La jugada de estrategia salía bien y Durley anotaba un triple con 6 segundos para Alicante, pero Llorca, tras el tiempo muerto de Perelló fallaba, y al descanso Palencia iba por delante 32 a 34.

Coppenrath, el mejor de Alicante, fue clave en el último cuartoPalencia Baloncesto llegaba con 6 jugadores con dos faltas, todos ellos jugadores importantes en los esquemas de Natxo Lezkano.

Tras el triple de salida de Porzingis a la vuelta de vestuarios, que marcaba la máxima diferencia del partido para los palentinos, se entraba en unos minutos en los que cada ataque de ambos conjuntos se convertía en canasta, como una de Urko Otegui que captura 3 rebotes ofensivos, tras sendos esfuerzos, y anotaba en una demostración de casta.

Pero también aparecía el que sería uno de los protagonistas del último cuarto, Taylor Coppenrath, que aprovechando su gran físico comenzaba a hacer daño y a ser el músculo ofensivo de los de Perelló. El partido se movía entre los empates y las ventajas cortas de 2 o 4 punt0s de los palentinos.

Bien en defensa ambos, y demostrando porque son dos de los mejores equipos de la liga, se llegaba al cuarto definitivo con empate, tras anotar los locales a falta de 4 segundos y fallar Ott una entrada a canasta.

Y comenzaba el cuarto definitivo con esperanza de seguir viendo el mismo gran espectáculo, Urko anotaba para Palencia pero en apenas un minuto comenzaba el lamentable espectáculo arbitral que afeaba este gran encuentro. A Urko le señalaban la cuarta en ese primer minuto, pero mientras, el gran capitán Carles Bravo entraba en escena para mantener a los palentinos en la lucha, con unos minutos espectaculares del capitán, tal vez de los mejores de la temporada.

A falta de 6 minutos señalaban precisamente a Bravo su cuarta personal, con el marcador igualado a 66, en unos minutos en los Coppenrath mantenía a Alicante en el partido a pesar del acierto de jugadores como Bravo o Porzingis. Lezkano, con 71 a 68 para los locales, pedía tiempo a falta de 4 minutos, pero lejos de resultar, parecía abrir los ojos de los colegiados que en apenas 12 segundos señalaban dos faltas a los palentinos (ninguna de los locales) y casi 4 por delante.

Aun así Palencia seguía en el partido, y llegaba un momento importante Bravo entraba a canasta anotando recibía una dura falta de Llorca y el capitán se revolvía para ir a por el jugador alicantino, una reacción que nunca ha tenido Bravo por lo que seguro que la acción era merecedora de algo más. Las imágenes no aclararon nada dada la lejanía de las misma. Por cierto, era la primera falta de Alicante en ese cuarto y no le habían señalado ninguna desde 4 segundos antes del final del tercer cuarto (en aquel momento fue la tercera de equipo, es decir, ni siquiera entraron en bonus).

Bravo tras esa acción se descentró, falló primero el tiro libre con toda la afición local pitándole, y Coppenrath mientras, siguió haciendo daño con 2:26 por delante. Lekzano pedía tiempo muerto, el marcador reflejaba 77 a 70.

Palencia no encontraba su sitio, totalmente mosqueados con la labor de los colegiados, que en estos últimos minutos se dedicaban a compensar señalando alguna falta a los locales, pero sin llegar nunca estos al bonus, y el partido finalizaba con una imagen significativa, la de Lezkano saludando a Perelló con tiempo todavía por jugarse y entrando en la cancha y dirigiéndose a uno de los colegiados muy mosqueado para irse después a vestuarios.

Palencia plantó cara a Alicante, un bonito espectáculo que se decantó para los de casa gracias al talento de Coppenrath y a una diferencia de criterio arbitral evidente (25 tiros libres para los locales, 7 para los palentinos) pero a pesar de todo, solo cabe felicitar a Alicante que viaja con 2 – 0 a Palencia.

El próximo viernes, Palencia debe ser de nuevo el infiernoEl cabreo de los jugadores al final el partido era más que evidente y es que según recogía J.J. López (periodista del Norte de Castilla) en su Twitter, los jugadores palentinos al acabar el partido decían indignados “han jugado con nuestro pan” mientras que la directiva de Palencia Baloncesto señalaba “han jugado con la ilusión de una ciudad” en referencia a la indigna dirección del partido de dos colegiados superados por el ambiente y por el nombre de Lucentum Alicante.

El viernes, oportunidad de Palencia Baloncesto para alargar la serie, para demostrar que en igualdad de condiciones Palencia puede vencer a los alicantinos y en el que los aficionados de nuevo serán fundamentales.

Lo mejor: Sin duda hay que felicitar a todos los jugadores de Palencia Baloncesto y cuerpo técnico que participaron en el encuentro, lo dieron todo, ofrecieron un gran espectáculo y fueron unos más que dignos adversarios en el encuentro para Alicante, que ganó y al que hay que felicitar por ello, pero al que todavía le queda pasar por un Marta Dominguez que clamará venganza.

También felicitar a una parte muy olvidada del cuerpo técnico, Dani Hernández, Lupe Fernández y Raúl Fernández, por el gran trabajo de recuperación de los jugadores que a pesar del cansancio acumulado plantaron cara a un plantillón como el alicantino.

En cuanto a los jugadores hay que destacar a Porzingis y Durley, un buen encuentro de ambos, pero en especial de Carles Bravo, que realizó uno de los mejores partidos de la temporada en uno de esos partidos calientes que a él le gustan. Lástima que se descentrara tras la dura falta de Llorca.

Lo peor: En un partido igualado, en el que siempre se mostraron muy caseros en sus decisiones, el arbitraje fue clave para que Alicante pudiera romper el partido en los últimos minutos, siempre con un criterio muy diferente en la señalización de faltas en ambas zonas y protegiendo a los jugadores locales. Palencia reparte sí, pero los jugadores alicantinos no son hermanitas de la caridad. Esperemos que en Palencia sean neutrales y que nadie tenga que hablar de ellos.

En lo peor de Palencia, algo consecuencia del arbitraje y es que de nuevo volvieron a ser incapaces de abstraerse de lo que pitaban los colegiados, algo que ha costado algunas victorias, aunque lógicamente es complicado con la tensión y lo que se juegan, abstraerse del todo.


Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Baloncestoconp
Cargue Más En Noticias Palencia Baloncesto
Comentarios cerrados

Mira además

Urko Otegui primer líder del X Trofeo Basket Morao

Urko Otegui se ha apuntado la primera jornada del X Trofeo Basket Morao que dio comienzo t…