MG_4093Sin saberse claramente las razones, Chocolates Trapa Palencia es un equipo que ha dejado de funcionar como tal. Algo que se vio en la época de Alejandro Martínez y que se achacó al exceso de minutos acumulados por algunos jugadores. En estos momentos el equipo no destaca ni por su juego ofensivo ni defensivo, no se entienden las rotaciones y las sensaciones que transmiten las caras de los jugadores no generan confianza.

 

Aunque la primera canasta del partido la anotó Vasturia, los extremeños dieron pronto la vuelta al marcador con un triple de Rakocevic, distancia desde la cual estuvieron muy acertados de inicio anotando cuatro triples en los primeros 10 minutos. El segundo de Dani Martínez dejaba con ventaja a los extremeños (19-22) en un primer cuarto en el que los palentinos habían competido, pero quien había marcado el ritmo habías sido los verdinegros.

MG_4102

Si las sensaciones del primer cuarto no eran muy positivas, todo empeoró en los siguientes minutos. El comienzo anotador de los dos equipos fue lamentable, aunque los visitantes estuvieron más acertados y tras seis minutos de juego, marcaban unas diferencias de 12 puntos (21-33) mientras que por los palentinos era Zubizarreta el único anotador con 4 puntos en esos seis primeros minutos. Las malas sensaciones se apoderando de los jugadores, causando desesperación y precipitación. Una última canasta de Rokas Gustys desde medio campo dejo en un marcador (33-39) que permitía mantener esperanzas de que todo mejorase en el segundo tiempo.

Ese canastón espoleó a Gustys que realizó un gran tercer cuarto, en defensa y en ataque. Fue especialmente con una intensa defensa, como se dio la vuelta al marcador, llegando incluso a marcar una diferencia de 7 puntos (53-46) que no llegó a consolidarse debido a que con los cambios de todo el quinteto que había protagonizo la reacción, provocó una desconexión en el juego palentino, que permitió a los cacereños acabar el cuarto con un punto de ventaja (55-56) tras una pérdida de un desafortunado Aranitovic.

A pesar de que un triple de Hermanson logró recuperar la ventaja en el marcador (63-61), se estaba transmitiendo unas sensaciones de nervios y precipitación que acabaron condenando a Chocolates Trapa Palencia. Los últimos partidos, fueron un quiero y no puedo del conjunto de Carles Marco que a pesar de manejarse siempre en distancias cortas, cometió demasiados errores en el tiro y en la circulación de balón. El 70-76 final supone un fuerte golpe anímico y que podría poner en riesgo las aspiraciones de play off para Chocolates Trapa Palencia.

 
CHOCOLATES TRAPA 70- 76 CÁCERES PARTIMONIO DE LA HUMANDAD

Rueda de prensa de Roberto Blanco

Rueda de prensa de Carles Marco