Quinn, un lujazo para Palencia. Foto Rubén Moro (PalenciaBasket.com)
Quinn, un lujazo para Palencia. Foto Rubén Moro (PalenciaBasket.com)

Hay partidos que lo tienen todo para ser parte de la historia de una competición y el encuentro de este viernes tuvo los ingredientes necesarios para ser recordado con el paso del tiempo como uno de los grandes encuentros de la historia de la Adecco Oro.

Los precedentes del partido ya anunciaban lo que podía ser; un encuentro para cada uno, declaraciones polémicas, arbitrajes desastrosos anteriormente y un escenario con 5000 aficionados en un ambiente fantástico donde algo más 50 almas palentinas se hicieron notar.

Quesos Cerrato Palencia tuvo el partido en sus manos, dando la sensación que el ambiente de la cancha lucense no hacía mella en ellos,llegando a dominar por 13 puntos y varias acciones seguidas para ampliar esa ventaja hasta que llegó el punto de inflexión en el partido con la técnica que provocó Sergio Sánchez, una técnica buscada que logró meter en el encuentro a una afición local alicaída y a sus compañeros que parecían perdidos. Para eso vale la experiencia de un jugador.

En algún momento Breogán tenía que aprovechar la presión de la grada y no la desaprovechó en el último cuarto llegando incluso a los últimos 20 segundos tres arriba. Ahí apareció la clase, la que atesora un descubrimiento mayúsculo como Quinn McDowell, un triple y una canasta lanzando su clásico tiro elevado sobre la bocina y sobre McGhee permitió a los palentinos mantener esperanzas.

En el tiempo extra también dominó el conjunto palentino, hasta por cinco puntos, y la grandeza de este deporte por desgracia, permitió a Breogán dar la vuelta al marcador. Pero dejaron 7 décimas para que Quinn McDowell volviera a repetir y Llorca se le pegó como una lapa consciente que él era el hombre y un ligero toque al balón acabó con las esperanzas palentinas.

En ese momento los 5000 aficionados menos cincuenta palentinos (o alguno más) celebraron el triunfo, invadían la cancha conscientes de haber presenciado la victoria en una final anticipada mientras que los aficionados palentinos animaban aun a sus jugadores.

A pesar de la tristeza por la derrota, la afición palentina esperó a sus jugadores para animarlos, orgullosos de ellos y sabedores de haber presenciado un gran encuentro, el mejor de la temporada.

Jugador por jugador, más los componentes del cuerpo técnico, fueron ovacionados por los aficionados palentinos de la Peña Basket Morao, quienes viajaron con ellos y aficionados villadinos presentes en el encuentro.

Saben perfectamente que lograr un título como la Copa Príncipe es de por sí un gran éxito, queda la sensación de querer más; como señalaba el cuerpo técnico, con una semana más o con una semana antes que hubieran logrado recuperarse todos los jugadores, tal vez el desenlace hubiera sido diferente. Ya no se sabrá.

Urko se lamentaba de los dos tiros libres fallados en la prórroga, pero el gran pivot vasco debe estar tranquilo porque lo dio todo y tirando de tópicos, en un encuentro tan igualado, cualquier detalle es decisivo, un tiro libre, una canasta concedida fuera de tiempo o una anulada, una pérdida de balón, un tiro cómodo errado… Lo grande del baloncesto es esto.

La afición palentina se hizo notar. Foto Rubén Moro (PalenciaBasket.com)
La afición palentina se hizo notar. Foto Rubén Moro (PalenciaBasket.com)

Análisis individual: McDowell demostró toda su clase

Quinn McDowell: El mejor de los palentinos sin ninguna duda. Es uno de los mejores jugadores de la liga, ayer demostró que sabe hacer de todo, y que la presión no puede con él aunque no lograr anotar la canasta decisiva. Lideró la anotación, con unos grandes porcentajes de tiro y capturó 8 rebotes, anotó los 5 puntos que permitieron llevar el partido a la prórroga…. en resumen, renovación.

Dani Rodríguez: A pesar de no tener su día desde la línea de tres, notándose el cansancio al final del encuentro, llevó con suma inteligencia el encuentro. Sus ausencias en cancha se notaron demasiado porque logró dotar al equipo del ritmo necesario, buscó siempre la mejor opción y casi siempre la encontró. Cortaberría, Quinn, Urko o Arteaga por poner un ejemplo, pudieron anotar canastas cómodas gracias a él.

Oliver Arteaga: A pesar del irracional odio que le persigue en Lugo, supo abstraerse completamente de ello, concentrado en el partido, cometiendo pocos errores y general jugando un buen partido.

Dani Rodríguez tomó la responsabilidad en la prórroga. Foto Rubén Moro (PalenciaBasket.com)
Dani Rodríguez tomó la responsabilidad en la prórroga. Foto Rubén Moro (PalenciaBasket.com)

Urko Otegui: Buscó siempre hacer daño por dentro cargando de faltas a McGhee y Samb, a la vez que en su lucha con ellos él también se iba cargando de faltas. Buen partido.

Jon Cortaberría: Gran trabajo defensivo del escolta, apoyando en la subida del balón cuando Dani o Forcada estaban bien cubiertos.

Greg Gantt: Tras ser en las últimas semanas de la temporada regular uno de los grandes protagonistas, ayer solo pudo disponer de 18 minutos. Anotó un par de canastas de inteligencia buscando la espalda de su defensor pero en un jugador que va de menos a más en los partidos, hubiera necesitado más tiempo de juego.

Roger Fornas: Muy pocos minutos para el ala pivot colegial, no estuvo bien sus tiros de tres y anotó el tiro libre de la técnica a Sergio Sánchez.

Xavi Forcada: Nada que achacar al base ya que aunque sus minutos en cancha no han sido los mejores de la temporada, Forcada jugó con dolores como en los dos encuentros anteriores. Otro de los que tuvieron la mala suerte de lesionarse en su mejor momento.

Tomas Hampl: No tuvo incidencia en el encuentro, jugó 7 minutos, no cometió errores y forzó una falta.


Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Baloncestoconp
Cargue Más En Noticias Palencia Baloncesto
Comentarios cerrados

Mira además

Urko Otegui primer líder del X Trofeo Basket Morao

Urko Otegui se ha apuntado la primera jornada del X Trofeo Basket Morao que dio comienzo t…