300 aficionados burgaleses llenaron de color y sonido el fondo sur del Marta Dominguez