Natxo Lezkano recibió un merecido homenaje el viernes por sus 200 partidos
Natxo Lezkano recibió un merecido homenaje el viernes por sus 200 partidos

Todavía recuerdo la llegada de Natxo Lezkano a Palencia; el equipo palentino venía de caer derrotado en Mallorca ante Basket Muro tras muchos encuentros ofreciendo una pésima imagen. Justo al día siguiente de Navidad, se despedía a Quino Salvo, entrenador hasta ese momento y solo un día después se anunciaba la contratación de Natxo.

La tarea era complicada, el equipo se había formado con jugadores en teoría de calidad, pero la verdad es que el conjunto palentino no funcionaba, el equipo no entrenaba como debía, y la situación era más que preocupante.

La llegada de Lezkano suponía toda una incógnita. El técnico vasco solo había dirigido 8 partidos de Baskonia entre ACB y Euroliga sustituyendo a Perasovic tras la angina de pecho que le tuvo apartado un tiempo y en sos 8 encuentros, Lezkano solo perdió un único encuentro ante Granada y en Euroliga ganó los cuatro que jugó logrando así que su equipo acabara esa fase primero de grupo.

No fue un camino de rosas el de Lezkano. El equipo acusaba muchos males, y por el camino se quedaron algunos jugadores y llegaron otros como Sergio Alonso o Xavi Forcada que en estos momentos vuelven a formar parte del equipo.

Al año siguiente, ya con Lezkano tomando decisiones junto a la Directiva, se lograron la Copa, el ascenso y luego estas cinco temporadas que llevamos en la Adecco Oro, la última todo un éxito y en esta, con muchas páginas que descubrir que esperemos sean al menos igual de exitosas que la pasada.

Ha quedado tal vez algo desapercibida esta celebración, pero 200 partidos dan para mucho, unos pocos momentos malos y sin duda muchos momentos buenos y de la mano de Natxo Lezkano el club ha ido creciendo y si Quesos Cerrato Palencia está donde está en estos momentos es gracias o por culpa en parte del entrenador vasco que ha situado a Palencia en el mapa del baloncesto español.

No se sabe cuanto durará este matrimonio, pero si los siguientes 200 de Natxo Lezkano son similares, en Palencia disfrutaremos del baloncesto en la Adecco Oro (o más arriba quien sabe) durante mucho tiempo más.